Social Icons

siguenos en facebook siguenos en Twitter Sígueme en Likedin siguenos en Google+ Canal de youtube

martes, 27 de marzo de 2012

¿SERÁ LA COORDINACIÓN MOTORA COSA DE POCOS?

A menudo vemos en los gimnasios personas descoordinadas que son capaces de desentonar dentro de un grupo y de ser la diana de todas las miradas.  Normalmente son individuos con poca flexibilidad y extinta musicalidad. De una  manera general son personas que  tuvieron muy poco o nulo contacto con los trabajos de psicomotricidad cuando eran niños.
En ausencia de anomalías al nacer, todos tenemos las mismas posibilidades neuromusculares y psicomotrices. Lo que cambia son las informaciones que recibimos a lo largo de nuestra infancia y adolescencia. Nadie nace con coordinación motora. En los primeros años de vida tenemos una ingente descoordinación neuromuscular debido a que las sinápsis neuronales en los bebes no están del todo desarrolladas  y  todavía son imperfectas.  Al paso del tiempo con su desenvolvimiento y crecimiento, éstas se hacen perfectas  haciendo que mejoren las informaciones neuromusculares y teniendo como producto final el control del movimiento. Como un ejemplo, cuando el niño empieza a caminar solo.
La naturaleza hace su trabajo de una manera magnífica, compete a nosotros seguir desenvolviéndonos. Si un padre apunta a su hijo desde edad temprana  a la práctica de un deporte, como por ejemplo el tenis, si este niño será  un campeón o no, eso no lo sabemos, pero está claro que con el paso de los años dominará la raqueta con una gran destreza. Lo mismo pasaría con los demás deportes. Si este mismo padre apunta su hijo o hija a clases de danza desde las primeras edades, con el tiempo puede que este crío se haga  un estupendo bailarín, o como mínimo bailará muy bien. En otras palabras, el movimiento se aprende y  se entrena. Todo depende de la información que recibimos y de lo que hacemos con ella. Sin embargo las personas que no tuvieron la posibilidad de practicar alguna actividad  desde pequeños, deberían  hacerlo en la edad adulta. Está claro que los niños tienen una tremenda facilidad para  el aprendizaje y asimilación  de nuevas informaciones, pero los adultos también son capaces aprender nuevos trucos...El cerebro siempre está dispuesto a recibir información, no importa la edad.
La coordinación motora  es una cuestión de información y entrenamiento neuromuscular, no importa el sexo, tampoco la edad. A medida que pasan los años, más nos damos cuenta de que tanto el hombre como la mujer tienen las mismas capacidades de aprendizaje y de desarrollo de la información recibida. Las aptitudes intelectuales tanto de uno como del otro son las mismas. Referente  al desarrollo neuromotor pasa lo mismo. Un hombre puede ser un estupendo bailarín, así como una mujer  una fantástica jugadora de fútbol.
De otra parte, en los temas que versan respeto al entrenamiento y desarrollo  de la coordinación motora en las edades adultas, las mujeres salen ganando, pues los hombres todavía tienen un cierto rechazo al aprendizaje de actividades que unen  ritmo y movimiento; por otro lado, las mujeres  prefieren   actividades donde  existan elementos como  la música y la coreografía. Música y coreografía son mecanismos claves para la mejoría de la coordinación motora y para el desenvolvimiento de la psicomotricidad.
Desafortunadamente en algunos países  aún existe un cierto preconcepto respeto a las actividades coreografiadas.
Nuestro cerebro necesita desafíos constantemente. Dar estímulos al encéfalo es la mejor manera de entrenarlo. Los estímulos que se refieren  al sistema neuromuscular son los que favorecen el desarrollo y mejoría de nuestra coordinación motora. Infelizmente poco se hace para el avance de este departamento.
Un gran amigo mío, doctor en química y presidente de una importante empresa de esta rama en México, cierta vez se  propuso como un  desafío personal empezar a hacer clases de Hip Hop. Él nunca había entrado en una clase de gimnasia en la vida y el único contacto que había  tenido  con la danza, fue  como espectador en los musicales de Broadway  y en  los espectáculos a los  que asistía. El punto positivo que tenía era que la danza le encantaba, pero soy consciente que  mi amigo no era la persona más agraciada para dicha actividad.  Para mí era un experimento, para él un reto.
En sus primeras clases su cuerpo no respondía a las informaciones que recibía. Le costaba mucho asimilar  los movimientos y su cerebro se bloqueaba constantemente. Me di cuenta de que su problema no era timidez, tampoco  vergüenza; el problema que tenía era que pensaba demasiado. Intentaba buscar una lógica para todo, al igual que hacen los químicos como él. A los movimientos no hay que entenderlos, sino ejecutarlos y  mecanizarlos. El cerebro se encarga de codificarlos. Mi amigo  entrenaba  las coreografías después de su trabajo en la empresa durante 1 hora  todos los  días.
El movimiento es similar a los libros. Los libros mejoran nuestros  conocimientos, nuestra  lectura, nuestro  raciocinio, nuestra manera de hablar   y de pensar. El aprendizaje y entrenamiento de los movimientos mejoran la  acción neuromuscular haciendo que nuestro cerebro haga que los músculos reaccionen de una manera bastante más rápida a todos los estímulos que reciba.  Cuanto mayor la cantidad  de estímulos diferentes,  mejor será el desarrollo de nuestra coordinación motora.
En el caso de mi amigo, el resultado fue sorprendente, además de muy satisfactorio. Al cabo de dos meses lograba seguir las coreografías como todos los demás; por supuesto con sus limitaciones, pero lo más importante de este estudio es que conseguí comprobar que una persona aparentemente descoordinada, sin flexibilidad, sin musicalidad, y  de raciocinio radicalmente lógico consiguiera bailar ejecutando movimientos difíciles y de extremada dificultad   coreográfica. De otra parte me decía que el haber empezado con las clases de danza, hizo que le resultara más agradable para sus piernas hacer footing, además que se sentía tremendamente más coordinado.
En este momento era consciente de que no podía parar ahí, y planteé el mismo estudio con una persona que tenía una gran comodidad con en la ejecución de movimientos difíciles. Era una bailarina profesional y  presumía de una envidiable  coordinación motora, además de tener una musculatura y  flexibilidad muy bien  trabajadas. Le he planteado movimientos que huían totalmente de lo que ella estaba acostumbrada. Se diseñaron  movimientos coreografiados  con y sin música, pero nada dentro del radio de conocimiento de esta profesional. El objetivo era evaluar su capacidad  psicomotriz. Fue realmente sorprendente, pues sus  reacciones fueron exactamente iguales a las de mi amigo en el principio del experimento. Su cuerpo se bloqueaba en casi todos los estímulos planteados. Una vez que se familiarizaba con los ejercicios a través de la repetición, conseguía ejecutarlos, pero con más tensión e inseguridad de la que experimentó  mi querido  ingeniero químico.
En el caso de mi amigo, la asincronía  de los músculos, del movimiento y de sus oídos al recibir las informaciones auditivas, le hacía perderse dentro de unos estímulos que en su vida había probado. De otra parte, una vez que se familiarizó con las  nuevas  informaciones recibidas, se puso a entrenarlas facilitando así  la sincronía muscular para dichos  estímulos. En el caso de la bailarina la cosa era diferente, pues ésta ya gozaba de una estupenda sincronía muscular y tenía todos los elementos para disfrutar de un inusitado  control del movimiento. El tema era que ella estaba acostumbrada con otra clase de información auditiva y coreográfica, hecho que le supuso una tremenda dificultad en la asimilación de nuevos estímulos a la vez que le provocó una colosal inseguridad. De la misma manera que sucedió a mi amigo, la bailarina se sumergió en sus deberes de casa y entrenó  los nuevos movimientos de la manera que se le sugería. Al final logró realizar los movimientos.
Lo que el estudio nos ha dejado claro es que en las funciones regulares  del sistema nervioso, todos funcionamos de la misma manera. Los que tengan un  mejor desarrollo motor tendrán una  mejor respuesta neuromuscular y en consecuencia mejor coordinación motora. Eso depende de cada uno.      
 
         

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

THE SIMPH MEDICAL FITNESS JOURNAL

LIKE

SIMPH MEDICAL FITNESS INSTITUTE

 
Blogger Templates